¿Transformación del aula de clase?

May 4, 2020 |

Por María Victoria Álvarez G.

 

Y de repente, nuestros estudiantes pasaron de ocupar un lugar físico, su pupitre ubicado en aquel salón, al que solíamos llegar casi siempre con alegría y disposición, a veces también con cansancio, sobre todo luego de aquellas eternas jornadas calificando trabajos y sistematizando evaluaciones-, a ocupar un lugar en el ciberespacio. Claro que sí, extrañamos nuestra aula de clases, en donde nunca faltó alguna broma, la anécdota del fin de semana, y cuando no, la discusión espontánea de alguna noticia o hecho viral, momentos que le daban calidez a nuestras clases y que nos reafirmaban que estábamos haciendo las cosas bien. Había un buen ambiente.

Ahora nos vemos frente a una pantalla pendientes de la duración de la sesión, de la conexión a internet, de la cámara de video: ¿Qué fondo elijo que no los distraiga? del sonido, pero también del ruido: ¿los silencio?, ¿cuántos pueden intervenir por sesión?, ¿qué escriban y hagan preguntas por el chat?, ¿hago un PowerPoint?, ¿busco un video en YouTube? o ¿qué recurso utilizo que sea más interactivo y útil a mis propósitos pedagógicos? ¿Les digo que trabajen por grupos?, ¿y qué hago con los que no tienen un computador? Uff, ya se acabó la clase. Y, la evaluación, ¿es suficiente hacer un test de selección múltiple o de falso y verdadero y preguntas con respuestas cerradas? ¿Me estaré comunicando de manera acertada con mis estudiantes?

Pero, más allá de estas preguntas hay otras más profundas que nos hacemos hoy más que nunca, cuando nos vemos avocados a implementar rápidamente, en un entorno virtual, el proyecto educativo que liderábamos presencialmente. Estos interrogantes tienen que ver con la articulación entre la tecnología, la pedagogía, la comunicación y la innovación. ¿Cuál modelo o modelos pedagógicos serán más acertados o tal vez dinámicos, en las actuales circunstancias de cambio, para permitirnos, a través de medios o plataformas virtuales, un acercamiento de las instituciones educativas a la sociedad?, ¿para permitir unas dinámicas de aprendizaje que conduzcan a la generación de competencias, a integrar en el alumnado los conocimientos, habilidades, aptitudes y actitudes, requeridos para esta nueva época?

Indudablemente, no se trata de traer al aula virtual los recursos y la didáctica de las clases presenciales.  El desafío es identificar métodos que puedan ser de utilidad para facilitar el aprendizaje y su aplicación al contexto del/a estudiante y por tanto a la sociedad de la cual hace parte.  Efectivamente, es un gran reto cultural que implica transformar tanto la forma de enseñar y de comunicar de docentes, maestros y formadores, como la de aprender de quienes son sus alumnos/as. 

Una transformación que indudablemente pasa por el uso de herramientas tecnológicas, pero que no se limita a ellas.  Es la construcción conjunta que nos urge de modelos pedagógicos que integren hábilmente al proceso de enseñanza-aprendizaje los elementos mencionados, tecnología, pedagogía, comunicación e innovación, de manera acertada, creativa, lúdica, flexible, contextualizada y muy humana. La invitación es al debate y al intercambio de ideas, conocimientos y experticias, en el espacio del Campo Virtual Latino, de tal forma que encontremos caminos y nuevas formas que nos permitan esa co-creación.

Call Now Button